Cuentos y conciencia

Cuentos y conciencia

Hoy quiero romper con la rutina y en lugar de un artículo, os comparto un cuento que encontré entre mis recortes archivados para en un futuro no definido, ser rescatado y recontado y que me ha hecho ser aún más consciente de lo que tanto a mí como a muchas de las personas que tengo alrededor nos está pasando desde hace algún tiempo.

Espero que estas palabras os sirvan, tal que a mí, como fuente de inspiración, de motivación, de esperanza y de optimismo.

Creo que muchos os sentiréis identificados con la situación.

Lo más curioso de todo es que no está firmado y no recuerdo de qué revista o periódico lo obtuve ni en qué momento.

Dice así:

“ Él único superviviente de un naufragio llegó a una isla deshabitada. Pidió fervientemente se rescatado, y cada día divisaba el horizonte en busca de una ayuda que no llegaba.

Cansado, optó por construirse una cabaña de madera para protegerse de los elementos y guardar sus pocas pertenencias.

Un día, tras merodear por la isla en busca de alimento, cuando regresó a la cabaña la encon tró en vuela en llamas, con una gran columna de humo levantándose hacia el cielo.

Lo peor había ocurrido: lo había perdido todo y se encontraba en un estado de desesperación y rabia.

– ¿Cómo puedes hacerme esto?- se lamentaba.

Sin embargo, al amanecer del día siguiente se despertó con el sonido de un barco que se acercaba a la isla. Habían venido a salvarlo.

– ¿Cómo supieron que estaba aquí? – preguntó a sus salvadores.

– Vimos su señal de humo. – contestaron ellos.

Y así fue rescatado tras haber perdido casi toda ilusión y esperanza.”

El mensaje que quiero hoy daros es el siguiente:

“Es muy fácil descorazonarse cuando las cosas marchan mal.
Recuerda que cuando tu cabaña se vuelva humo, puede ser la señal de que la ayuda está en camino”

¿ No crees que los momentos difíciles son la antesala de la solución a los problemas que los han creado ?

La persistencia y la paciencia son los mejores aliados del éxito.

Muchas veces tiramos la toalla justo cuando estábamos a punto de conseguirlo.

¿ Lo volverás a hacer ?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *